PHYSIOSAN
   PHYSIOSAN

Diatermia y sus efectos en fisioestética.

 

La diatermia es una técnica que funciona con corrientes de alta frecuencia. Mediante la colocación de una placa activa y una placa pasiva en el cuerpo del paciente, la corriente alterna viaja de una placa a la otra atravesando el organismo y generando campos electromagnéticos que movilizan el tejido y logran múltiples efectos beneficiosos. En el caso de la fisioestética, puede aplicarse una hipertermia profunda mediante frecuencias más altas o un drenaje a través de frecuencias más bajas, según el problema a tratar.

Los efectos de la tecarterapia son múltiples: estimulación de formación de colágeno, regeneración de la piel, oxigenación y mejora circulatoria, lipolisis (rotura de nódulos de grasa) y drenaje linfático.

 

 

 

Diferentes aplicaciones.

Esta técnica puede aplicarse tanto a nivel facial como corporal. A nivel facial, pueden realizarse liftings, tratar el acumulo de líquido en las bolsas de los ojos y las ojeras, disminuir las arrugas gracias a la estimulación de la formación de colágeno en la zona a tratar que ayuda al mismo tiempo a combatir la flacidez, y llevar a cabo un tratamiento de cicatrices tras una intervención quirúrgica. A nivel corporal, por su parte, la tecarterapia puede aplicarse en casos de celulitis, flacidez, lipoedemas, adiposidades, retención de líquidos y también en el tratamiento de cicatrices. 

FACIAL:

 

Reafirmación facial, doble mentón y escote.

Tratamiento de bolsas y ojeras.

Efecto lifting y tratamiento despigmentante.

Aumenta la densidad de la piel.

CORPORAL:

Reafirmación de glúteos, senos, miembros inferiores y superiores.

Moldea la silueta.

Tratamiento anticelulítico (en todos sus grados), antiestrías, cicatrices y colgajos cutáneos.

Bienestar integral.